domingo, 27 de junio de 2021

"Goulotte Chèré". (III/4). Mont Blanc du Tacul. Junio de 2021

 

Último fin de semana de junio, salimos de trabajar y ponemos rumbo a la capital mundial del alpinismo. Noche en motel de carretera y teleférico del mediodía a la Aguille du Midi tras el paseo, disfrazados de alpinista, por las calles del Chamonix más solitario que hemos conocido.
Cargados como mulas disfrutamos de la aérea arista que nos lleva al Valle Blanco, nunca dejará de impresionarnos lo instantáneo de esta puesta en escena que en unos minutos te lleva del mundo urbano al corazón alpino.

Plantamos nuestra tienda, el campamento está muy poco concurrido y nos dedicamos a organizar el material, licuar nieve para la cena y comentar la jugada de mañana. La Goulotte Chèré se veía bien formada desde la Aguille, "la glace trop fine" (demasiado fino el hielo), es la única info reciente de la que disponemos, sin embargo la meteo de estos últimos días ha sido interesante y la noche promete ser fría, así que lo intentaremos .

Noche no sólo fría, también húmeda, en la que no pegamos ojo, a la 1:30 nos levantamos para entrar en calor y preparar todo, las cordadas que van al Mont Blanc ya están remontando la ladera del Tacul cual procesión de grupos de lucecitas, la helada es de las buenas, y nuestro cuerpo va cogiendo tono. Salimos.

Cruzamos la rimaya sin problema y escalamos hacia la goulotte por una empinada pendiente cuyas perfectas condiciones de tracción nos permiten progresar sin asegurar, el hielo de los últimos metros, ya a más de 50°, sirve de calentamiento a los gemelos.


L1: 40m/3
Aún de noche hacemos reunión con tótems y Yaco entra en una bonita goulotte con hielo perfecto, protege con tótems y 2 tornillos y, antes de un resalte seco, aprovecha la reunión instalada a la derecha.


L2: 20m/M4
Minilargo de mixto por el que, a la derecha de la línea principal, se evita un tramo seco. Protejo en roca y aprovecho la siguiente reunión para enderezar el trazado habitual.


L3: 50m/4
Preciosa cascada, mantenida y con tramos casi verticales, que protejo en todo momento con tornillos. El hielo es agradecido para progresar, pero da poca confianza para proteger, quedando los tornillos bastante huecos. Reunión instalada a la derecha cuando el terreno se convierte en una rampa de nieve a 50°.








L4: 50m/4
La rampa de nieve da transición a un muro de hielo progresivamente más vertical, los tornillos ahora muerden a la perfección y el hielo es de calidad, no hay rastro de paso y es un lujo escalarlo. Tras 10 metros a 85° la salida tumba un poco, coloco un tótem y finalmente se gana un corredor de nieve por el que progresar hasta la reunión emplazada unos metros más arriba a la derecha.





Se ha levantado viento, ha entrado nubosidad, y nieva ligeramente. Por la goulotte caen pequeñas coladas y, de hecho, en la parte más vertical del último largo, he recibido una generosa ducha de nieve. 

Anclados a la reunión final organizamos las cuerdas para disponernos a rapelar. La vía nos ha parecido de una calidad excepcional, hemos encontrado unas condiciones magníficas en pleno verano y el hecho de haber podido disfrutarla en solitario y sin ninguna otra cordada en la montaña, nos hace sentir que no se puede pedir más. Nuestra satisfacción es plena. Tres rápeles nos llevan a la pala inicial y después destrepamos hasta la rimaya. El tiempo está bastante revuelto y hace incómodo el tejemaneje de cuerdas.
Una vez recogidas, nos vamos hacia nuestro campamento y tras descansar un poco y comer algo lo desmontamos mientras las nubes van entrando en el Valle Blanco. 

Hala, a sufrir la subida hasta la Aguille y deshacer un largo viaje de vuelta, que mañana hay cole y no estamos de vacaciones. Nueva noche en motel de carretera en medio de una France barrida por tormentas veraniegas y, antes de que nos echen de menos, estamos inmersos en la rutina del lunes.






domingo, 28 de marzo de 2021

Apertura. "El Hilo de Cristal". (IV/3+). Canchal de Ballesteros. Marzo 2021.


Estas últimas semanas Raúl Lora ha estado en uno de esos circos gredenses que, pese a su espectacularidad, pasan casi desapercibidos. El Circo de La Laguna del Barco es una extensa y sorprendentemente llana cubeta glaciar rodeada de preciosas paredes. La Covacha la cierra por su izquierda, La Azagalla y El Canchal de Ballesteros por el centro, y el Castilfrío por su derecha. Yaco y yo nos dirigimos hacia la prominencia rocosa del Canchal de Ballesteros, Raúl nos ha regalado un par de fotos prometedoras y, entre las dos cimas de esa prominencia, se adivina una línea helada escondida del sol y de casi todas las miradas.

Tras cuatro horas de aproximación por la garganta de Galingómez cargados con nuestras pesadas mochilas, estamos a pie de vía, hielo, mucho hielo, y azul como pocas veces se ve en Gredos, solos en la inmensidad preparamos el material e iniciamos nuestra aventura avanzando por un corredor que gana inclinación progresivamente.

Al fondo, nuestro objetivo.

Más cerca.


L1: 40 m. 3+

Montamos reunión con dos tótems donde el corredor alcanza los 65°, unos metros por él a 70° protegiendo en roca para entrar a una cascada de hielo grueso y amable. De unos 10 metros, mantiene los 75° con los dos metros centrales a 85°. Desemboca en una gulot a 70° por la que se progresa hasta la reunión. Desde la cascada protección con tornillos. Reunión con dos tornillos y dos tótems.

Entrada a la cascada.

Inicio L1.

Cascada.

R1.

En la R1.

Saliendo de la cascada.

Reu a tope.

L2: 40 m. 3

Continúa la gulot ganando inclinación hasta salir, en unos metros a 80°, a una campa a 55° por la que avanzar hasta hacer reunión en una roca emergente.
Protección con tornillos y un tótem, reunión con tótems.

Inicio L2.

L2.

L2.

Salida de la gulot.

Ya desencordados, continuamos otros 50 metros por la campa a 50° hasta llegar a la línea cimera, allí organizamos el material e iniciamos un larguísimo descenso siguiendo el cordal hasta enlazar con nuestro itinerario de la aproximación.

Arriba.

El valle se muestra primaveral y el calor castiga nuestros pies encerrados en las botas rígidas, hemos acumulado 25 kilómetros y 1500 metros de desnivel y ha merecido la pena. Una vía corta pero de enorme belleza, y con el añadido de habernos permitido disfrutar del mejor hielo de lo que llevamos de temporada.

sábado, 27 de marzo de 2021

Apertura. "Aitana". (IV/3+/M5+). El Gutre. Marzo 2021.

 


Los Gutres, paredones verticales que caen a plomo sobre Cinco Lagunas mirando casi siempre al norte, de esos que te hacen sentir muy pequeño cuando estás en su base. Y estar en su base lleva implícito tener alguna de las cinco lagunas heladas varios centenares de metros más abajo, observándote tras amenazantes pendientes.

Raúl ve la línea, yo solo la intuyo. Él, cazador de hielo por naturaleza, sabe que éste se esconde en sutiles líneas donde, desde abajo, solo se ve roca. Y así va a ser. 150 metros bajo la vertical de la cima del Gutre mayor iniciamos la batalla.

L1: 60 m. 3+R/M5+

Tras unos metros en mixto se alcanza una mantenida gulot. Antes de que finalice, se busca una delgadísima vira ascendente, con tendencia a la derecha y con hielo para los pies pero, salvo alguna placa aislada, sin él para las manos. Se avanza con difícil protección hasta alcanzar otra estrecha gulot que gana metros de manera audaz y elegante. Protección y reunión en roca.

L1 inicio

L1

L1

L1 final

L1 final

L2: 40 m. 3+/M5

Desde la reunión se sale a una fisura cubierta de hielo que surca en diagonal la pared, una vez apurada, con un paso lateral atlético, se alcanza una nueva gulot por la que progresar hasta hacer reunión. Protección y reunión en roca.

L3: 50 m. 3/M3

Continúa la gulot, al principio ensanchándose y luego estrechándose hasta cerrarse en los bloques cimeros a los que encaramarse en unos pasos de mixto. Protección en roca, reunión en los bloques cimeros.

Quizás la última línea que quedaba por dibujar en esta pared, de trazo audaz y certero y, hoy, con el hielo justo y necesario para traccionar sutilmente de piolets.

La vuelta al valle, ya inmerso en la primavera, nos sirve para repasar la historia del alpinismo gredense, épocas, nombres, estilos, y siempre el denominador común de una sierra que esconde paredes inimaginables para muchos y en las que sólo unos pocos audaces han sido capaces de aventurarse.

La línea con mucha nieve






domingo, 21 de marzo de 2021

"Norte Clásica Almanzor". (IV/3+). Marzo 2021

 


La Norte Clásica del Almanzor admite mil versiones. La había hecho con la cascada en su punto de formación máximo, amable, larga y tumbada, también en su estado seco, "cascada sin cascada" convertida en una chimenea en roca, y esta vez, me ha sorprendido en su presentación más dura, hielo delicado, vertical e incluso con un ligero extraplomo en su final. Es la grandeza de la escalada invernal, la vía siempre es distinta.
A las 4 y media salimos de La Plataforma a 10 grados bajo cero pero muy agradecidos porque, en contra de todas las previsiones, apenas hace viento. Nadie en el circo, cruzamos la laguna por encima y, como hemos tomado por costumbre, nos ponemos crampones en el cuartito abierto del refu. A las 8 y media empezamos a escalar tras hacer reunión bañados por el frío sol de esta norte que en realidad es noreste. El mundo helado a nuestros pies.


L1. 55 m/3
Rampa de nieve a 65° con un resalte de hielo, giro a la derecha para encarar la gulot de hielo a 70° que desemboca en la cascada. Reunión en su mitad con tótems, protección con tótems y un tornillo.

L1

L1 final

L1 llegando a la R1


L2. 50 m/3+
Continúa la gulot a 70° hasta la cascada, ésta se presenta con 9 metros a 80° más los 2 finales que son verticales, incluso con un pequeño extraplomo, el hielo es estalladizo. Protección con tótems y un tornillo, nuevo tornillo a la salida y avance por la rampa a 60° hasta hacer reunión en una roca emergente.

L2 inicio

L2

Cascada L2

Cascada L2

Superada. 

Salida de la cascada desde R2

L3. 55 m/65°
Gulot de nieve dura con un pequeño resalte en hielo, protección y reunión con tótems.

L3

Llegando a la R3


L4. 25 m/65°
Continúa la gulot hasta la horcada de la antecima donde hacer reunión en la argolla instalada. No protegemos.

L4


Ahora sí, las rachas de viento son algo molestas, así que, sin perder el tiempo, rapelamos hacia las Canales Oscuras, recogemos cuerda y hacemos el flanqueo hasta la Portilla del Crampón, destrepamos unos metros por la canal y pronto pasamos a bajar de frente y a toda pastilla. En el primer rellano organizamos el material y seguimos descendiendo con rapidez hasta el refugio.

Una cierta normalidad ha regresado a esta zona después del que, para ella, ha sido el invierno más solitario de las últimas décadas, hay turistas que huelen a colonia, unas chicas jóvenes en zapatillas nos preguntan si pueden continuar hasta al Almanzor, que "algún camino fácil tendrá" nos comentan...."así, ¿sin crampones ni piolet?" preguntamos estupefactos, "claro, no parece muy complicado"....en fin, Yaco duda de si se trata de una cámara oculta, aún así logramos convencerlas de que no es buena idea, eso sí, una de ellas llevaba mascarilla, imaginamos que en previsión de un más que probable rescate por parte de los equipos de emergencia. Y así, cruce incluido en Barrerones con un autobús de adolescentes franceses que parecen ir de viaje de estudios, llegamos a un, hoy sí, repleto parking de La Plataforma. Nueve horas escasas de coche a coche, buen ritmo y gran día.

Zoom en la cascada